Convencidos de la importancia de la Banca Social en el impulso al desarrollo de la micro y pequeña empresa como elemento detonador de la economía de nuestro país, las políticas públicas han establecido esquemas que facilitan la constitución y operación de microfinancieras bajo diferentes figuras jurídicas.

  

  

Las más representativas son:

Entidades de Ahorro y Crédito Popular (Sofipos, Caja Popular, Caja Solidaria Cooperativas, Sociedades Financieras Populares, Sociedades de Ahorro y Préstamo)
121
Sofoles
73
Uniones de Crédito
277
Sofomes, ENR
3,963
Sofomes, ER
32
Bancos populares (Banco Azteca, Compartamos, Famsa, Bacoppel, Walmart)
6
Total
4,472

Una tarea importante para nuestras autoridades será ahora, establecer procesos que permitan la consolidación y reordenamiento del sector, por lo que es de esperarse que en el tiempo ocurran fusiones y adquisiciones, proceso del cual se reducirá de forma importante el número de instituciones y por otra parte se gestará un crecimiento en las instituciones que logren permanecer en cuanto al tamaño de su cartera, valor del préstamo promedio, productividad y rentabilidad.

Lo antes señalado es un proceso por el que ya pasaron otros países que nos anteceden en experiencia en Banca Social y los resultados obtenidos han sido considerados como favorables.

La tarea será dar apoyos y facilidades a aquellas instituciones que evidencien que se cuenta con la capacidad operativa y estratégica para coadyuvar al sano crecimiento del sector.

También será importante reforzar y reorientar los apoyos que se han venido proporcionando al sector tratando de subsanar retos referidos a: fondeo, capacitación e innovación.

Las microfinanzas han surgido como una innovación que busca generar actividad productiva como alternativa de desarrollo y apoyo al empleo y a la disminución de la pobreza, por ello la innovación tiene que estar presente en todas las áreas que se relacionan con el sector de la Banca Popular incluyendo la tipología de las instituciones para acceder a un modelo que apoye el cumplimiento de los objetivos estratégicos del sector.