En los últimos años han sido muy diversos los factores que han tenido un impacto negativo en las economías mundiales. Quizá el más representativo ha sido la disminución del empleo formal y como resultado de ello, las iniciativas individuales por desarrollar alguna actividad que permita la generación de un ingreso.
Lo anterior establece el origen de las microempresas y de muchas iniciativas que promueven a los emprendedores.
Hoy en día en la economía de nuestro país las microempresas tienen un papel muy relevante ya que han contribuido a generar actividad (empleo) e ingreso.
La microempresa es un factor económico y social que ha venido cobrando relevancia en las últimas décadas en el mundo entero.
En la Unión Europea las microempresas contribuyen con 30% del empleo .
En México, estas organizaciones en esta década de inicio del nuevo milenio, se pueden considerar como la expresión de un proceso de recuperación y reordenamiento de la economía nacional, puesto que es un mecanismo de generación de empleo y de ingresos.
Las incubadoras y los emprendedores marcan un cambio importante en la economía nacional y en la forma de autoemplearse para las nuevas generaciones que concluyen su formación universitaria.
En nuestro país las políticas públicas y las iniciativas privadas buscan contribuir al éxito de la microempresa y del emprendurismo a través del establecimiento de programas que buscan que se adopte la idea de que es necesario abordar un proyecto con un sentido altamente profesional, dejando a un lado la improvisación y estableciendo un proceso ordenado que permita evaluar la viabilidad de “una gran idea” y posteriormente traducir la misma en procesos y actividades que permitan que se concrete en una unidad económica exitosa.
La banca de desarrollo en particular, tiene establecidos programas de capacitación que buscan reducir el riesgo de exposición de capital de los microempresarios y emprendedores y los complementan programas de financiamiento que buscan apoyar con recursos suficientes el crecimiento sustentable y exitoso de la microempresa. 

Es importante desde la academia contribuir al impulso y difusión de los programas que apoyan a este importante sector y que pueden constituirse en la base de grandes y exitosas empresas del mañana.